La obesidad es peligrosa para conducir

CDómo afecta la obesidad al conducir

La probabilidad de morir en un accidente de tráfico en los conductores con obesidad aumenta un 21%.

Cada tercer sábado de mayo se celebra el Día Europeo de la Obesidad. El objetivo es dar a conocer los problemas de salud que acarrea el sobrepeso y la obesidad y, así, tratar de prevenirlos.

A mayor masa, mayor fuerza de impacto. Esa es la razón por la que una persona con obesidad tiene más riesgo de morir en un siniestro. Igualmente, las enfermedades respiratorias o cardiovasculares, asociadas al exceso de grasa, complican su recuperación hospitalaria. Además, conducen incómodos, o muy pegados al volante o con el asiento muy inclinado, de forma que el airbag y el cinturón resultan menos eficaces.

Problemas de movilidad

La obesidad genera, también, problemas de movilidad y de comodidad. Así, salir del coche cuando hay poco espacio entre vehículos puede suponer un problema si se tiene exceso de peso.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) utiliza el IMC o índice de masa corporal (relación existente entre el peso y la talla) para identificar el nivel de grasa en un adulto. Y define el sobrepeso y obesidad como “una acumulación anormal o excesiva de grasa que puede ser perjudicial para la salud”. Si el IMC es igual o mayor a 25, hablamos de sobrepeso y si es igual o superior a 30, nos referimos a obesidad.

Teniendo en cuenta estos criterios y según una encuesta de 2011 de la oficina europea de estadística Eurostat, mientras en EE.UU. la población obesa se sitúa entre 27-28%, la UR le sigue de cerca, alcanzando niveles entre el 24 y el 25%.

Mayor riesgo

España se sitúa en torno al 14% para mujeres y el 17% para varones. Es a partir de los 65 años de edad cuando la población femenina obesa llega al 27% y la masculina al 24%, situándose en cotas preocupantes.

Han sido los norteamericanos, precisamente, los primeros en determinar la vulnerabilidad de las personas obesas en caso de accidente. El estudio más reciente es el que ha realizado el Departamento de salud medioambiental y seguridad vial de la Universidad de Berkely, California (EE.UU).

Los resultados de esta investigación revelan que los conductores que tienen un IMC por debajo de lo normal, es decir, los muy delgados, aumentan el riesgo de mortalidad un 19%. Sin embargo, a medida que aumenta la masa corporal, esa probabilidad se incrementa aún más: un 21% si hablamos de obesidad en grado I (IMC entre 30 y 35), un 51% en caso de obesidad tipo II (35-40 de IMC) y un 80% si es móbida (IMC de más de 40).

¿Por qué? La razón principal es, según José Solaz, director de automoción del Instituto de Biomecánica (IBV), que “a mayor masa en movimiento, mayor energía cinética que debe disiparse y, por tanto, mayor fuerza de impacto”.

Los coches, además, no están preparados para conductores de gran tamaño. Juan Luis de Miguel, subdirector del área de reconstrucción de accidentes y seguridad vial del Centro Zaragoza, explica que los vehículos fabricados en España están diseñados para un percentil 50; el que corresponde con un adulto varón de 175cm de estatura y 75 kg de peso.

Deterioro de la salud

Por tanto, es muy probable que, para empezar, el conductor obeso no se encuentre cómodo dentro del habitáculo. El doctor Dietrich Jehle, profesor de Medicina de Emergencia en la Universidad de Buffalo, Nueva York (EE.UU.), y autor de una investigación realizada en 2010 sobre el riesgo de los conductores con sobrepeso, recomienda a las personas con estas  características “comprar vehículos más grandes y aumentar la distancia entre el asiento y el volante”. Además, añade que “la obesidad coexiste con enfermedades como la diabetes, la hipertensión, enfermedades pulmonares, etc. que complican la supervivencia en caso de accidente”.

Además, es imprescindible un cambio de hábitos. Tanto es así, que está demostrada la relación entre obesidad y uso del coche. Por eso, las ciudades, dicen los expertos, deben potenciar los medios de transporte sospenible. No sólo contaminarán menos, sino que ayudarán a mantener la salud de los ciudadanos.

Si esta información te ha resultado útil, te sugerimos que sigas navegando por los siguientes enlaces:

Conducir bajo los efectos de los medicamentos: ¿es ilegal?

Control de alcoholemia: ¿puedo negarme?

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×