Las críticas por el incremento al doble del precio de las multas de tráfico por consumo de alcohol y drogas, no han tardado en hacerse presentes, dado que se considera como oportunista el hecho de encarecer hasta tal punto dicha sanción, el doble y más en tiempos de crisis económica.

La aprobación del Nuevo Reglamento General de Circulación no está exenta de polémica y frente a la postura positiva que ha calado entre los conductores de la subida a 130 km/h en determinados tramos de autopistas y autovías, salvo al parecer las de Cataluña y el País Vasco, respecto al tema del incremento del precio de las multas de tráfico por consumo de alcohol y drogas las posturas se radicalizan en el frente contrario.

La mayor parte de los conductores consideran que esta subida responde más a una táctica encubierta de recaudar frente a lo que se indica sobre seguridad vial. El aumento, desproporcionado, hasta el doble de estas sanciones – de 500 a 1000 euros- no ha sido visto con buenos ojos al poder deberse a un momento de oportunismo que además se instala en tiempos difíciles por la dureza de la crisis económica.

Esta protesta no sólo queda en el tema de las multas de tráfico y su incremento al doble, sino también en la supresión de los detectores de radar, de una manera tan drástica cuando antes estaban completamente permitidos, así como a la obligatoriedad del uso del casco en ciudad, que en un principio afecta a los menores pero que a todas luces se quiere extender al resto de edades. Se cree que con la subida a 130 km/h en determinados puntos se ha intentado endulzar una Reforma que tiene más puntos difíciles para los conductores que positivos.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×