Si entre el elenco de excusas que se tienen preparadas para justificar el hecho de no pasar la ITV, reside la de que dicho vehículo no se utiliza, tenemos que desterrar ese mito o argumento dado que nunca evitará la multa de tráfico ni salvará la situación del conductor.

La ITV o Inspección Técnica del Vehículo es una obligación que todo conductor contrae desde el momento que adquiere un vehículo. Su cuidado mantenimiento queda plasmado en dicha ficha que se ha convertido en una auténtica carga para muchos ciudadanos. Resultado, que cada vez se controla con mayor precisión a través del programa ITICI para saber si el coche la ha pasado o no. Y con ello también surgen las picardías que intenten contrarrestar este férreo control.

Cámaras, sistemas telemáticos y hasta radares que nos dicen ya si el vehículo ha hecho la visita obligatoria o por el contrario está todavía pendiente. Y aunque somos conscientes del afán recaudatorio existente, pocas vías quedan si no se hace esta inspección en el tiempo estipulado para ello. Por esta razón alegar que no se usa el vehículo no es excusa para librarse de la ITV. Eso es una decisión personal el hecho de utilizarlo o no. Para las autoridades la realidad es que estamos ante un vehículo que debería haber tenido su revisión y que por el contrario no ha pasado por ello.

De esta forma sacamos como conclusión que más vale tener la ITV en regla porque el hecho de dejar el coche en la calle sin tocarlo no servirá como excusa para que la DGT libre de la multa de tráfico al conductor.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×