Su instalación generó muchas dudas. Un precio elevado que igual luego no lograba los resultados deseados, sin embargo tras un año en funcionamiento, se puede confirmar que el foto rojo del cruce de la avenida Cruz Roja con Padre Isla en León, ha cumplido con éxito su misión: reducir las multas en la zona urbana.

Las más de 60 sanciones que se contabilizaron en sus primeras semanas, como muestra de que los ciudadanos no se habían familiarizado todavía con esta inteligente tecnología, se ha quedado en estos últimos meses reducida a 20 sanciones de media diarias. Un cambio que deja patente que el progresivo conocimiento del foto rojo entre los ciudadanos ha sido una realidad que ha hecho posible la reducción de la eficacia recaudadora.

Este semáforo espía, controla por medio de una  pequeña cámara el tráfico, captando mediante imágenes si los coches respetan los semáforos en rojo o se los saltan a la ligera. Su destreza para pillar vehículos, sin embargo, cuenta con una serie de excepciones en las que los conductores se libran de la multa pertinente, como es el caso de las ambulancias o vehículos policiales que pueden saltarse el semáforo en rojo o los casos en los que la imagen captada muestra el disco en ámbar. En esos casos concretos las fotografías son desechadas. Para el resto de situaciones, mejor tener presente el color del semáforo porque la infracción trae consigo 200 euros de multa y cuatro puntos menos en el carnet de conducir.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×