Para esos días en los que amanezca nublado, veas que va a llover y tienes que coger el coche sí o sí, has de seguir una serie de recomendaciones para que tu seguridad no quede en duda en ningún momento.

– Antes de montar en el coche, échale un ojo al limpiaparabrisas y mira que funcione bien. Cuando arranques, las luces de posición serán tu mejor aliada. Recuerda que la visibilidad queda reducida, y es tan importante que tú veas al resto de los coches como que ellos te vean a ti.

– Una vez hayas iniciado la marcha, mantén siempre las distancias de seguridad con el coche de delante. Deberá ser incluso superior a la distancia de seguridad en días de tiempo despejado. Eso sí, es mejor que estés pendiente de todo lo que hace el de delante, porque así verás qué peligros hay en la carretera antes de que te lleguen a ti.

– Si está empezando a llover, has de tener un cuidado máximo. Es cuando la calzada está más peligrosa pues se forma la consabida capa resbaladiza. En esa primera media hora más o menos, más precaución aún, si cabe.

La velocidad

– Es mejor que vayas a una velocidad más reducida. No tengas prisa, cuando llueve la carretera es muy peligrosa, así que lo que te pones en juego no es cualquier cosa.

– Si tienes que hacer un viaje largo y resulta imposible ver por la carretera, mejor párate donde puedas y espera a que afloje un poco.
—–

No te pierdas más consejos de conducción:

 

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×