Cuando se acerca el verano y el buen tiempo, los viajes en coche se disparan. Esto hace que las multas de tráfico sean un problema y preocupación mayor para los conductores y sus bolsillos. Los motivos por los que ser sancionados son numerosos y el afán recaudatorio aprovecha eficazmente la bajada de guardia.

En verano además de las típicas insolaciones y cortes de digestión, los viajeros tienen que hacer frente a otro problema de distinto calado. Los desplazamientos en coche a destinos de aventura o programados sin conocer previamente sus calles o zonas, pueden convertirse en un motivo más que suficiente para interrumpir el relax y la alegría, con una inoportuna y molesta multa de tráfico.

A esta situación de indefensión motivada por el descanso, tendríamos que añadir este año, nuevos peligros en la carretera que pueden costarnos sanciones económicas. Los cambios motivados y previstos del Nuevo Reglamento General de Circulación, pondrán especial cuidado a las velocidades tanto en carretera como en ciudad. Esto implicará en caso de ser todo aprobado, que de sobrepasar los 30 km/h en las calles  de la ciudad que tienen un sólo carril o los 90 km/h en las vías convencionales cuya anchura es inferior de 6 metros, las multas de tráfico no se hagan esperar.

Del mismo modo y con especial preocupación sobretodo en estas fechas de excesos, se mirará con lupa todo lo referente a la seguridad. Esto implicará la utilización obligatoria de cinturones de seguridad y dispositivos de retención homologados que se tendrán que llevar tal como marcará la nueva ley, en sentido contrario de la marcha en el caso de la sillita infantil y de la obligación de cinturón tanto para taxistas como para profesores de autoescuela, sin ninguna excepción.

Siguiendo la estela de motivos que serán más revisados en este verano, tendremos que poner cuidado a una de las causas que por excelencia suele causar más multas de tráfico, sobretodo si vamos a un sitio de primeras y desconocemos sus calles. Desobedecer las señales de tráfico, aunque sea insconscientemente, seguido de los aparcamientos o dobles filas, siguen siendo los máximos responsables de que además de con algún kilo de más, regresemos a casa con una multa de tráfico en los bolsillos, ¡mucho cuidado!

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×