Cada invierno cuando comienzan a darse las primeras heladas, las cadenas para la nieve se convierten en las estrellas de todas las campañas de seguridad vial. Nos enseñan cómo ponerlas de todas las formas posibles y lo fundamentales que son si se quiere atravesar sin ningún peligro un puerto de montaña o una zona que está nevada.

Sin embargo algunos se resisten y aunque el bombardeo informativo es intenso en este punto, deciden libremente no llevar las cadenas en el coche. Entonces es cuando su vehículo se queda atascado en una zona montañosa y se echan las manos a la cabeza de por qué no fueron precavidos con esto. Piden auxilio y aliviados respiran cuando ven llegar a los agentes al punto crítico. Pero en tales circunstancias no es de esperar que os vayan a dar una palmada en la espalda u os consuelen por el infortunio, porque sin lugar a dudas tendréis que preparar 200 euros de multa por no llevar las cadenas reglamentarias.

Atascos Kilométricos

Esto se debe a que un coche sin cadenas en un auténtico peligro para la seguridad de otros vehículos además de la propia. Éste, bloquea la vía si se queda atravesado formando colas kilométricas que pueden implicar maniobras peligrosas por parte de otros que desesperados quieren reanudar su camino. Además si se piensa conducir por una zona montañosa no se puede excusar la falta de prevención, con el estado de las carreteras, porque aunque en algunos casos, éstas representen un peligro, los primeros responsables de la seguridad al volante son los conductores.

Por este motivo se han puesto serios y han decidido recurrir a las multas de tráfico, donde más duele, para de esta forma terminar de concienciar a los que se resistan a meter en el maletero el juego de cadenas que les permita llegar con tranquilidad a su destino.

 

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×