Las imágenes que recogen las cámaras de la DGT, el Servei Català del Trànsit (SCT) y Trafikoa persiguen distintas infracciones.

Las cámaras de tráfico de nuestras carreteras no multan igual en Madrid, Barcelona o Bilbao ¿Por qué?

Foto: WDnet Agency

Las cámaras de tráfico instaladas en las carreteras españolas sirven para supervisar en tiempo real las incidencias de la circulación y de la seguridad vial. Por norma general, están colocadas en vías de alta capacidad y en carreteras convencionales.

Esto no quiere decir que no las vayamos a encontrar en otras vías menos transitadas, aunque lo más habitual es que estén ubicadas en las carreteras más congestionadas o en tramos de alta concentración de accidentes.

 

Las cámaras de control de tráfico instaladas en las carreteras también se utilizan para cazar a los conductores imprudentes

El campo de visión que abarca el objetivo de las cámaras suele ser bastante extenso para obtener la mayor información posible de la carretera. Esta es la razón por la cual suelen colocarse en tramos rectos y con visibilidad. Por lo común están instaladas en pórticos y postes y en muchos casos junto a radares de velocidad.

Todos sabemos que los cinemómetros tienen la misión de controlar la velocidad a la que circulan los vehículos. Estos dispositivos se accionan cuando cazan a un conductor que va a más velocidad de la permitida.

 

Las infracciones por exceso de velocidad representan dos terceras partes de las multas totales que se imponen en España cada año

Ahora bien, ¿cumplen las cámaras de tráfico una labor puramente informativa o se utilizan también para sancionar las infracciones que cometen los conductores?

 

La información sobre el lugar donde se ubican las cámaras de tráfico es pública, lo mismo que los radares

La Dirección General de Tráfico (DGT), el Servei Català de Trànsit (SCT) y la Dirección de Tráfico del Gobierno Vasco (Trafikoa) la ofrecen en sus respectivas páginas web.

En el apartado correspondiente a las cámaras de tráfico aparece un listado con la localización exacta de cada una de ellas y una fotografía tomada en tiempo real que muestra el estado de la vía en el momento que se ha realizado la consulta.

 

La DGT cuenta con más de 200 cámaras cuyo objetivo principal es controlar el uso del cinturón y del teléfono móvil

El primer objetivo que se persigue a través de las imágenes de las cámaras que se visionan tanto en la red como en los centros de control de tráfico es controlar el estado de la circulación en tiempo real.

Sin embargo, en los últimos años se les ha añadido un nuevo uso, ya que en algunos casos también se utilizan como un instrumento más para detectar infracciones al volante y tramitar las multas que llevan aparejadas.

 

Cámaras de la DGT (España, excepto Catalunya y el País Vasco)

La Dirección General de Tráfico, con competencias de tráfico en casi todas las comunidades autónomas, anunció en abril de 2017 la puesta en marcha de 225 cámaras para controlar el uso del cinturón de seguridad.

Son cámaras de alta definición que además de captar la matrícula del vehículo disparan una ráfaga de 50 fotografías por segundo, lo que permite observar el comportamiento de sus ocupantes. De estas cámaras, un 60% están ubicadas en carreteras convencionales, que son las vías que totalizan el mayor número de muertos en accidentes de tráfico, y el resto en autovías.

 

Entre abril y mediados de junio de 2017, Tráfico realizó las primeras pruebas de carácter informativo

Los conductores cazados sin cinturón no fueron sancionados, sino que recibieron una carta con la prueba de la infracción y se les recordaba que todos los ocupantes del vehículo deben llevar el cinturón o un sistema de retención infantil.

Superada la fase informativa, los conductores que desde mediados de junio de 2017 han sido pillados por las cámaras sin hacer uso del cinturón han sido sancionados con una multa de 200 puntos y la detracción de 4 puntos del carnet (3 puntos antes de la entrada en vigor de la nueva Ley de Tráfico).

 

Tráfico ha ido extendiendo el uso de las cámaras para sancionar otras infracciones que cometen los conductores

Una de las más comunes está relacionada con los dispositivos móviles. Concretamente, con sujetar el teléfono con la mano aunque no se esté utilizando o manipular el móvil o el GPS, aunque esté fijado en un soporte, mientras se conduce.

 

Las cámaras de la DGT también pueden detectar vehículos con la ITV caducada

Gracias a la tecnología de reconocimiento de matrículas que llevan equipadas las cámaras, la DGT también puede perseguir otras infracciones sin necesidad de contar con medios humanos.

Así, por ejemplo, las cámaras pueden detectar si los vehículos que circulan lo hacen sin seguro o con la ITV caducada cruzando la información que proporciona la lectura de la matrícula con una base de datos actualizada.

 

Cámaras del SCT (Catalunya)

En Catalunya, las cámaras que el Servei Català de Trànsit (SCT) tiene instaladas en las carreteras de su competencia no tienen un fin sancionador, de momento. Pero está previsto que a partir de este verano comiencen a multar a los conductores que utilizan el teléfono móvil al volante.

Desde el pasado mes de febrero, el SCT tiene en marcha una prueba piloto, con cámaras instaladas a pie de carretera, para controlar el uso del móvil mientras se conduce.

 

Catalunya ensaya un sistema basado en la inteligencia artificial para pillar a los conductores que hablan con el móvil en la mano

El test se basa en la inteligencia artificial y se está llevando a cabo en dos de las carreteras que registran mayor volumen de tráfico, la B-23 y la C-58. Fuentes de Tràndit, explican que las cámaras captan y fotografían todos los vehículos que circulan por la vía, sin excepción.

Cuando el objetivo detecta una posibilidad elevada de que una persona está utilizando el móvil mientras conduce el archivo se envía de forma automática al sistema informático.

Una vez recibidas las imágenes, un técnico del SCT las revisa para verificar que se está cometiendo esa infracción. En el caso de que sea así, se denuncia al conductor y se inicia el proceso sancionador.

 

Cámaras de Trafikoa (País Vasco)

La labor fundamental de las cámaras instaladas por el Gobierno Vasco en los puntos estratégicos de la red viaria principal de Euskadi tienen carácter informativo. “El objetivo principal es la supervisión del estado de la circulación y el tráfico interurbano en Euskadi”, apuntan fuentes del organismo de Tráfico de la comunidad.

Dichas cámaras sirven para detectar con inmediatez incidencias de tráfico y de seguridad vial, ya sean retenciones, accidentes u obstáculos en la vía, con la finalidad de solventarlas con la mayor rapidez posible.

 

La falta de nitidez y definición de las imágenes que captan las cámaras instaladas en Euskadi impide que puedan hacer un ‘barrido’ del interior de los vehículos

“No se trata de cámaras que dispongan de un zoom tan elevado como para poder detectar la utilización del móvil en la conducción o el uso de los sistemas de seguridad pasivos”, ahondan las fuentes de Trafikoa.

Permiten la detección de otro tipo de infracciones que puedan cometer los conductores y, por lo tanto, también tienen carácter sancionador.

 

Las cámaras también se utilizan para cazar a los conductores imprudentes

“Cuando las cámaras recogen la circulación de un vehículo en sentido contrario al de la marcha, la conducción temeraria y en zig-zag, adelantamientos peligrosos y otras conductas de riesgo, estos hechos son puestos en conocimiento de las autoridades competentes para que inicien el proceso sancionador”, asegura un portavoz de Trafikoa.

Fuente: lavanguardia.com/motor

 

Si esta información te ha resultado útil, te sugerimos que sigas navegando por los siguientes enlaces:

Las cámaras de vigilancia ya apuntan al nuevo Madrid Central

¿Cuáles son los 10 radares de la DGT que más multas ponen en España?

Los nuevos radares de ruido llegan a España este mismo verano

 

¿Alguna Consulta?

Icono-telefono+34 915 23 23 15

¿Desea que le llamemos?

    Formulario de contacto ofrecido por 84Digital.com