Cada vez son más las empresas de automoción que invierten en  investigación y desarrollo para lograr que los coches se conduzcan solos. Así, ya hay vehículos que aparcan sin necesidad de maniobra del conductor ya que se lleva a cabo a través de forma autónoma con sensores y cámaras. Pero lo que se pretende va más allá, como que el vehículo haga un cambio automático de carril, se instale un sistema de asistencia que mantenga la velocidad y la distancia en ciudad, etc.

Toda esta nueva tecnología resulta de lo más interesante y llamativa para cualquier conductor, pero ¿Qué pasa con la Ley de Seguridad Vial, también se va a modernizar? Es decir, si en casco urbano el vehículo es capaz de circular solo e incluso reducir la velocidad o frenar cuando se aproxima a otro vehículo ¿qué ocurre si atiendo mi teléfono móvil? ¿Seré multado por ello conforme la LSV y me quitarán los puntos? El Reglamento General de Circulación dice que El conductor de un vehículo está obligado a mantener (…) la atención permanente a la conducción”.

Así, se considera incompatible con la obligatoria atención permanente a la conducción el uso por el conductor con el vehículo en movimiento de dispositivos tales como móviles, pantallas con acceso a internet, monitores de televisión y reproductores de vídeo o DVD.

Parece chocante que se nos vaya a sancionar cuando el vehículo esté circulando de forma autónoma, sin necesidad de que el conductor intervenga en la conducción. No tendría sentido que se nos multara por no prestar la atención debida a la conducción, ya que es el propio vehículo el que está circulando sólo, ¿pero cómo se lo explicamos a los agentes denunciantes? La verdad que hoy por hoy es difícil una explicación conforme tenemos configurada la Ley y el Reglamento de Seguridad Vial. Por todo ello, tendremos que esperar a que estos vehículos sean comercializados de forma masiva ya que la futura modificación de estas normas no prevén esta casuística y lo que es peor, seguramente haya muchos conductores con estos vehículos que tendrán que asumir consecuencias indeseadas por culpa de una norma obsoleta, cuando aún ni siquiera se ha aprobado su modificación. Está claro, que se pretende avanzar en normativa vial, pero aún nos queda mucho camino y lamentablemente esta materia no está incluida en la  reforma.

Yolanda Abad

Dpto. Jurídico Pyramid Consulting.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×