No podemos evitar que se sigan escondiendo radares, aunque nos parezca no sólo poco ético y con mucho interés recaudatorio, pero sí que podemos a través de pequeños detalles, lograr localizar estas improvisadas trampas para evitarnos las consecuencias convertidas en multas de tráfico. Por eso os dejamos algunas pautas para que sea más sencillo distinguir los radares camuflados.

Para empezar tendremos que saber que hay un buen arsenal de métodos para cazar a los conductores infraganti. Desde los radares trípode, pistolas láser, hasta coches patrullas y pasando por el cielo con los Pegasus, existe un control continuo de las velocidades principalmente en las carreteras. No en todos estos métodos se opera igual, pero todos juegan con la baza de intentar no ser vistos para que de esta forma no exista réplica posible a la sanción. Pero también la picardía puede en momentos puntuales salvarnos de estos radares camuflados.

En primer lugar tenemos que tener siempre la antena puesta y sospechar de todo vehículo estacionado en un arcén, en lugares de paso poco frecuentes o en las medianas de las autopistas. Normalmente se tratan de vehículos que camuflan radares y están vigilando. También se tiene que poner especial ojo en los puntos en donde se ubican radares fijos, porque la última moda para cazar a los confiados, reside en situar inmediatamente después de un control fijo, dispositivos móviles para en el momento oportuno de aumentar la velocidad pillar por sorpresa.

Haciendo más gala de la desconfianza, sospechar siempre de vehículos parados con lunas tintadas o con dos antenas, porque en su interior puede haber Guardias Civiles. Lo mejor siempre desacelerar para evitar multas, si no se puede ver quien está en el interior.  Siguiendo la misma tónica mantener especial atención bajo condiciones adversas como lluvia o durante noches cerradas, porque es más sencillo que se nos escapen controles y estos pondrán especial empeño durante estas situaciones.

Y para ir bien previstos y estar mejor avisados de lo que se puede uno encontrar, es interesante saber que en los apartaderos, caminos o miradores son sitios especiales en los que se camuflan los agentes y los radares para mayor comodidad además que al estar al lado de la carretera pueden medir mejor la velocidad. Una buena atención y tener presente estos consejos juntos con avisadores de radar (permitidos) y un buen arsenal de aplicaciones de móvil, ayudarán al conductor contra la guerra de los radares camuflados para recaudar.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×