Si vas a cambiar de casco o te acabas de comprar una moto y necesitas algo que proteja tu cabeza, has de seguir una serie de recomendaciones muy básicas pero necesarias para que la protección siga siendo eso, una protección. Lo primero es saber que hay varios tipos de casco: integral, modular, jet… El más seguro de todos ya sabes que es el integral, por lo que es el que te recomendamos que utilices.

Ahora, eso sí, si a ti te gustan más los de tipo jet o modular, también tienes una gran oferta en el mercado para elegir. En las siguientes imágenes tienes uno de cada tipo para que puedas diferenciarlos.

 

  • Casco integral:

 

  • Casco modular:

 

 

  • Casco jet:

Una vez que hayas elegido el tipo, llega el momento de elegir la marca y el modelo. Asegúrate de que esté homologado por la Unión Europea (es una etiqueta sobre la que podrás leer E9) y ten en cuenta que cada cinco años aproximadamente debes cambiarlo, así como cada vez que esté dañado.

Pruébate varios de los que más te gusten. Hay tallas, como ya te puedes imaginar, que se corresponden con el tamaño de tu cabeza en centímetros (tienes que medirla con una cinta sobre tu frente). Si vas a elegir talla a ojo, ten en cuenta que no debe hacerte daño, debe quedar ajustado y no debe moverse si movemos la cabeza rápidamente.

Comprueba cómo es por dentro: si es desmontable para poder limpiarlo mejor, cómo es el tipo de cierre y las ranuras de ventilación.

Y para que lo tengas en cuenta: un casco normalito ronda los 60-90 euros.
 

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×