Conducción segura durante la ola de frío

Con los ojos puestos en el cielo y a cada información que dan del tiempo, se avecinan días de frío más extremo al que estamos acostumbrados. La ola polar hará que muchas de nuestras carreteras se vean alteradas al ser adversas para practicar una conducción segura, por lo que más que nunca se tienen que tener en mente las normas y consejos para buscar la máxima seguridad vial.

Antes de que nos veamos sorprendidos por el temporal y se acerquen los días del invierno más crudo, tenemos que llevar una serie de prevenciones que nos harán estar preparados para las inclemencias del tiempo en las carreteras españolas.

Revisión del vehículo

Antes de poner el ojo en las vías, tenemos que realizar la revisión a nuestro vehículo. Muchas piezas fundamentales pueden verse alteradas por la ola de frío, por lo que pondremos especial cuidado en el sistema de refrigeración, los frenos, neumáticos y el líquido anticongelante que tan necesario es para este tipo de situaciones.

Ir provisto de las cadenas reglamentarias

Anticiparnos a los problemas es la mejor táctica para los casos de nieve y hielo en las carreteras. Para este tipo de casos no resulta negociable ni una opción el hecho de no llevar las cadenas en el vehículo. Es más, no debemos esperar a que la nieve sea ya indiscutiblemente presente para poner las cadenas y hacerlo con antelación en lugar seguro antes de que las circunstancias sean más extremas. Lo mejor es contar con las cuatro, pero si se disponen de dos, éstas irán colocadas en las ruedas motrices.

Aumentar las precauciones en todos los sentidos

Si por norma tenemos que buscar siempre la seguridad y no mermar en las herramientas necesarias para su obtención, con nieve y principalmente hielo en las carreteras todo esto se eleva exponencialmente. Esto implica que la distancia de seguridad tiene que ser mayor a la obligada en situaciones normales. De esta forma, si la distancia de seguridad por lo general es de tres o cuatro segundos, se recomienda para estos casos un incremento de ocho o diez además de disminuir la velocidad.

Ante emergencias…

Si llega el caso de vernos implicados en una situación de emergencia, ¡no perdamos los nervios! Y tanto si nos quedamos atascados en la nieve como sin suficiente carburante y se avecina un tormenta de nieve, no se deberá nunca hacer maniobras bruscas ni frenazos como solución. En el caso de quedar atrapado en la nieve se debe cambiar a una marcha larga, mantener las ruedas rectas e ir suavemente hacia atrás y delante como si fuera un baile hasta que el vehículo logre salir. Para los otros casos, resulta útil y casi obligatorio preparar un kit con artículos básicos para el frío como abrigos y mantas, además de agua, comida y una linterna. El móvil y el cargador serán fundamentales para lograr una comunicación rápida y efectiva.

Picardías para la conducción con ola de frío

  1. El frío no nos debe nublar nunca los sentidos por lo que si estamos ante una situación de carreteras muy nevadas, tenemos que dejar siempre pasar delante a las máquinas quitanieves y expendedoras de sal para que nos faciliten la conducción.
  2. En días de verdadero frío y oscuros con adversidades en la vía, más que nunca cobra importancia el hecho de ver y ser visto.
  3. Contra el patinazo, más calma y movimientos siempre suaves y calculados de volante.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×