Las señales de tráfico son la principal guía con la que cuentan los conductores tanto en la carretera como en la ciudad. El conflicto lo encontramos cuando estas señales defectuosas o "circunstanciales" inducen a error y traen consigo la consecuencia aparejada de multas de tráfico.

Una situación que se puede considerar poco habitual aunque en Vigo, más concretamente en Pontevedra, haya supuesto sanciones para numerosos conductores en los últimos años por una señalización "circunstancial" que inducía al error. El motivo de las multas procedía de una valla de obra que utiliza habitualmente el Concello de Pontevedra para prohibir el aparcamiento en calles afectadas por servicios de limpieza, poda de árboles así como otras intervenciones puntuales.

En dicha valla y escrito en un papel que "puede ser manipulado por cualquier viandante" tal como se defendió uno de los conductores afectados, se indicaba la prohibición de estacionar durante un determinado periodo de tiempo, el cual no se concretaba y que se extendía a lo largo de varias semanas.

Esto trajo consigo que muchos conductores al no ver ni acciones ni movimiento en la zona, tal como indicaba la señal de la valla, estacionasen al considerar que la señal inducía a la confusión además de no adecuarse a la situación real. Las multas de tráfico no se hicieron esperar y en algunos casos algunos de los conductores tuvieron que hacer frente a los inesperados gastos de la grua al contemplar como ésta se había llevado el vehículo de la zona.

Todo ello, al considerarse irregular y "poco claro y conciso"  tal como ha confirmado el juez del caso, al colocarse esos carteles en distintas horas y días indujeron a la confusión. Unos argumentos que cuestionan ahora la legalidad de la señal y que apuestan por la defensa de los conductores.

 

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×