Cuando hay niebla, es necesario extremar las precauciones en la carretera, ya que disminuye la visibilidad y aumentan los riesgos.

Cómo conducir con niebla de forma segura

Muchos fenómenos meteorológicos pueden influir en la forma de conducir. Unos de los más llamativos es la niebla, ya que limita mucho la visibilidad.

Conducir con niebla no es fácil, ya que el alcance de la visión puede llegar a ser muy pequeño. Por eso, es fundamental adecuar la velocidad y, sobre todo, respetar lo que dice la normativa en cuanto a alumbrado.

Visión muy limitada

Independientemente del vehículo que se conduzca, si hay niebla nuestra visibilidad se verá afectada. Por eso, lo primero que habrá que hacer es encender las luces y el piloto correspondiente. Eso sí, tan pronto como desaparezca ésta, es fundamental que los apaguemos o podremos molestar al resto de usuarios de la vía.

Lo que no debemos encender son las luces largas. Y es que reducen la visibilidad todavía más, al rebotar la luz en las gotas de agua.

Porque debemos recordar que normalmente la niebla trae consigo un incremento de la humedad. Esta, además, empapa el asfalto y lo vuelve muy deslizante.

También será crucial aumentar la distancia de seguridad. Solo incrementando la distancia que nos separa con el coche de delante podremos evitar que un frenazo se convierta en una tragedia.

Ante la niebla, reduce la velocidad

Si el exceso de velocidad nunca es buena idea, si hay niebla mucho menos. Tendremos que adecuarla en función de la visibilidad que tengamos.

Además, circular en estas condiciones aumenta la tensión y, por tanto, el cansancio que produce conducir. Si no lo soportamos, lo más recomendable es salir en un área de descanso y esperar a que se disipe. Eso sí, no es recomendable detenerse en el arcén, ya que la falta de visibilidad podría ponernos en peligro.

Los consejos para conducir con niebla

Así pues, podemos resumir los consejos para conducir con niebla en los siguientes:

Luces: la luz de posición y la de cruce. Nunca usar las largas. La luz antiniebla delantera es opcional y la luz antiniebla trasera solo es obligatoria con niebla densa.

Ajusta la velocidad: Circula más despacio si hay menos visibilidad. Además, aumenta la distancia de seguridad.

Parar por seguridad: Ante una situación de nula visibilidad, busca un lugar seguro donde parar hasta que desaparezca la niebla. Si no encuentras un lugar protegido donde parar, hazlo lo más cerca posible del arcén derecho y enciende los intermitentes de emergencia para que el resto de conductores pueda advertir tu presencia.

La prisa es mala consejera: Recuerda que lo importante es llegar. Por eso, no vayas con prisa; lo mejor es reducir la velocidad y armarse de paciencia.

Si esta información te ha resultado útil, te sugerimos que sigas navegando por os siguientes enlaces:

Consejos para señalizar la carga que sobresale del vehículo

Consejos para combatir el frío en el coche

Recomendaciones para conducir con viento y lluvia

 

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×