Con las mañanas tan frías que estamos viviendo es probable que cuando vayas a coger el coche a primera hora para irte a trabajar te encuentres con la maravillosa sorpresa de que todo el parabrisas está cubierto de hielo. ¿Sabes qué hacer en un caso así?

Lo más habitual es ponerte a raspar el hielo. No uses algo que tengas por casa a no ser que no te quede otro remedio. Lo mejor es que te compres un raspador diseñado para tal efecto, ya que así evitarás rayar el cristal.

También la patata es tu gran aliada, como alguna vez ya te hemos comentado. Pásala por el cristal y verás cómo al día siguiente te será bien fácil quitar el hielo, ya que no estará pegado al cristal. Agua tibia también puede ser de gran ayuda. Pero ojo, nada de agua caliente: podría rajar el cristal.

Si vives en una zona de heladas habituales seguro que estás acostumbrado a esta labor matutina, pero si no es así nunca están de más unos cuantos consejos como estos.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×