Uno de los grandes peligros de la conducción es el aquaplaning. Se trata de un fenómeno que se produce cuando una carretera está muy mojada. En esa situación, las ruedas están diseñadas para evacuar el agua que les vaya entrando, pero puede suceder que haya tal cantidad de agua que no se llegue a producir esa expulsión e incluso que pierdan el contacto con el suelo.

Para evitar que tenga lugar, lo primero es la prevención: habremos de tener las ruedas de nuestro coche en buen estado y con la presión adecuada. Sin embargo, ya se sabe que la prevención, aunque importante, no lo es todo. Puede llegar a sucedernos el aquaplaning. En ese caso, hay una serie de cosas que hacer.

– En primer lugar, lo mejor es sujetar firmemente el volante y evitar que se mueva. El fin es que cuando se desbloqueen las ruedas del coche no haya ningún derrape.

– En ningún momento dejaremos de acelerar: el ritmo será constante. Ni levantaremos el pie ni aumentaremos la presión sobre el pedal de aceleración.

– Mejor olvidarnos de los frenos: ni el pedal ni el de mano. Lo único que haríamos sería bloquear las ruedas y evitar que siguieran expulsando agua.

– Es preferible hacer el aquaplaning con las cuatro ruedas para que no se pierda el control sobre el vehículo y no nos haga ningún trompo.

Ante todo, no pierdas la calma dentro de lo que puedas. Todo puede quedar en un susto sin mayor importancia.

 

 

————-

No te pierdas más consejos de conducción:

 

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×