Conducir es una acción muy bonita, a muchos nos encanta e incluso relaja, pero también tiene sus peligros, y hay que circular contando con ellos y sabiendo que en cualquier momento nos podemos encontrar en una situación de riesgo. Puede suceder que de repente vayas circulando y los frenos te empiecen a fallar. Lo más normal es que en el momento te entren los nervios y no sepas ni qué hacer. Conductor prevenido vale por dos: te ofrecemos una serie de consejos para que sepas cómo actuar.

– En primer lugar, pisa el freno repetidamente y de manera intensa. Así, la velocidad de nuestro coche se irá reduciendo poco a poco, o al menos debería ir reduciéndose así.

– Recurre al embrague en caso de que los frenos no te respondan. Ve reduciendo las marchas hasta que el coche se quede a una velocidad inferior a la inicial.

– En un momento dado tendrás que parar. No olvides ponerte a un lado de la carretera, donde no seas un peligro para el resto de vehículos en circulación.

– El freno de mano será al final el que ayudará a que tu coche se pare del todo. Frena poco a poco, cuando tu coche circule a una velocidad menor. En caso de que lo hagas de manera abrupta, gira el volante para que el coche no gire demasiado.

Lo más importante es mantener la calma

Que nos fallen los frenos son la peor pesadilla de todos los conductores. Si te ocurre, recuerda estos consejos y mantén la calma, será tu aliada para que tan desagradable suceso no quede en más de un susto.

 

 

————-

No te pierdas más consejos de conducción:

 

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×