Estamos en pleno verano y aunque nos guste ponernos morenos al sol, hay ciertas actividades que cuentan con mayor peligrosidad provocadas por los golpes de calor. Tener más fatiga, somnolencia, pesadez y malestar son síntomas propios del calor extremo que hay que evitar sobretodo al volante. Os presentamos algunos consejos prácticos:

1. Evitar coger el coche en las horas del día de máximo calor
Aunque suene tópico, en verano hay horas concretas en las que no se puede prácticamente estar en la calle. Un consejo útil para nuestra salud primeramente, es pasar esas horas del día en lugares frescos y bien hidratados. Conducir, supone un riesgo elevado a la máxima potencia dado que en determinados puntos en España se alcanzan temperaturas superiores a los 40 grados y en el coche esta reacción se hace más explosiva, pudiendo ocasionar mareos o fatiga que en un momento clave podrían hacernos perder el control del vehículo.

2. Evitar quitar las capotas si se tiene descapotables
Desde luego que en verano gusta especialmente lucirse y que nos vean. Por eso quien tiene un descapotable no duda en abrir su capota para que los rayos del sol, lo inunden todo. Una acción que puede provocar que más de uno sude lo que no está escrito o termine su posado luciendo como un cangrejo.

3. Llevar siempre botellas de agua
Contra el calor, la mejor arma para combatirlo es una botella de agua. El mejor sistema de refrigeración que no debe faltar nunca en nuestro vehículo en estos días.

4. Quien a buen árbol se arrima, buena sombra le cobija
De total obligación es intentar encontrar y aparcar en lugares con sombra cuando realizamos un viaje. De esta manera intentamos que no se disparen las temperaturas en el interior del vehículo y cuando lo tenemos que volver a coger es más soportable el calor de su interior. Ni que decir tiene, que JAMAS en ninguna parada y aunque sean escasos minutos, se debe dejar a niños o animales en el interior de los vehículos.

5. Aire acondicionado forever
Un buen aliado para los viajes y para que los vehículos se conviertan en lugares agradables donde pasar las horas extremas, son los aires acondicionados. Estos tienen que utilizarse de manera responsable e intentar cuando se va a salir del vehículo disminuir su potencia para que con los cambios no suframos bajadas de tensión. Del mismo modo y según dictan diversos estudios si enfocamos primero a las extremidades, más rápido se enfriará nuestro cuerpo.

Siguiendo estos prácticos consejos, viajar en carretera en verano y con ola de calor, no tiene por qué representar ningún problema, ni ser un riesgo para la conducción.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×