Con el fin de ahorrarse dinero y lograr el ansiado carnet de conducir, muchos recurren a las ‘clases piratas’ que en los últimos tiempos con la crisis se han extendido de manera alarmante. Un motivo que ha hecho que las multas de casi 300.000 euros derivadas de esta infracción crezcan más llamativamente.

El apoyo de las denominadas ‘clases piratas’ o lo que es lo mismo, enseñar a futuros conductores las artes del volante de manera libre en coches particulares, ha sido una práctica que se ha llevado a cabo siempre. Sin embargo en los últimos años está empezando a ser una tendencia al alza, principalmente por motivo de la crisis económica. De esta manera si un alumno de media necesitaba entre 30 y 40 clases prácticas, ahora recibe de las autoescuelas entre 18 y 24, tal como ha informado la Asociación Profesional de Empresas Formadoras en Logística, Transporte y Seguridad Vial (Formaster).

Este tipo de lecciones de conducción libres, suele llevarse a cabo los fines de semana o días festivos aprovechando un menor volumen de tráfico en las carreteras y es el principal motivo por el que hayan descendido en los últimos años hasta en un 40 por ciento el número de clases impartidas en centros oficiales. También se utiliza para estas prácticas sin licencia la tranquilidad que ofrecen los polígonos industriales, como es el ejemplo de lo que se ha detectado en Sevilla, Valladolid, Lugo y Guadalajara,

Este hecho además de constituir un delito que puede suponer prisión de tres a seis meses, además de multas que pueden alcanzar el  valor de 288.000 euros, implica ante un posible accidente un mayor riesgo, dado que el seguro del coche no cubriría ni los daños propios ni a terceros, siendo el dueño del vehículo cómplice de este delito.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×