Con el verano en marcha, los conductores más que nunca se preocupan por la existencia de radares en las carreteras, que pueden ocasionarles un disgusto y un dinero extra a tener que pagar en sus días de descanso. Por ello es interesante conocer los puntos en los que se sitúan los radares fijos y algunas curiosidades de los denominados radares de tramo.

La esencia de los radares de tramo se basa en que al contrario que el resto de radares, estos controlan la velocidad como su propio nombre indica, no en un punto o kilómetro exacto, sino que hallan la media de la velocidad entre dos puntos controlados en un mismo tramo para determinar que el coche ha cometido una infracción. Su minucioso control en lo que pueden ser varios metros o incluso kilómetros requiere especial atención, porque a través de las cámaras de visión artificial con las que cuentan, graban absolutamente todos los detalles como matrícula, tipo de coche, día, hora, con fotografías de excelente calidad, que pueden suponer un problema a la hora de recurrir multas de tráfico.

Del mismo modo, los radares de tramo, no funcionan de manera aislada por lo que están interconectados entre sí, lo que implica que si estamos circulando por el carril derecho y estamos siendo controlados, aunque salgamos por el izquierdo se realizará la misma lectura de matrícula que puede llevar a pagar multas de tráfico.

Su eficacia basada en las últimas tecnologías, cuenta como ventaja para la Dirección General de Tráfico (DGT), el resultado de unas fotografías con alta resolución que no se ven afectadas por las condiciones de luminosidad de la vía y que sacan con precisión todos los detalles para imponer una multa a los conductores sin necesidad de utilizar flash. Otro punto que podría despistar a los infractores al considerar que sin flash o fogonazo no se ha captado la sanción.

Y uno de los aspectos en los que coinciden con el resto de radares, en lo que a los de tramo se refiere, se basa en su señalización que es igual que la del resto, salvando que en el caso de los radares de tramo se especifica que el control de velocidad afecta a un tramo concreto. Cierta similitud que no obvia que este tipo de controles cuenta con sus propias particularidades como las mismas condiciones que se exige a todo radar de tramo. Dentro de éstas se precisa que no tengan o requieran cambios en los límites de velocidad, ni entradas ni salidas durante los tramos a controlar.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×