Con la intención de dificultar las opciones para que los alumnos puedan copiar, comienza a generalizarse en algunas provincias, la nueva forma de pasar el examen teórico para conseguir la primera prueba para obtener el carnet de conducir. Una opción que resulta más difícil y que algunos califican ya de “injusta”.

La Dirección General de Tráfico (DGT) ya lo avisó como una futura medida para que fueran preparándose en las autoescuelas y finalmente aunque con bastante retraso, empieza a ser una realidad. La Jefatura Provincial de Tráfico ha implantado el ordenador en los exámenes teóricos. Atrás quedarán las hojas donde marcar con una ‘X’ la respuesta, los tachones y nervios que hacen que muchos no acierten ni a poner el nombre. El ordenador facilita esta tarea y también la de garantizar a los examinadores que no se podrá copiar en la prueba.

Los alumnos contestan ya en algunos sitios tales como Valencia, desde una pantalla táctil que elige al azar las preguntas desde una base de datos. Esto implica que ya no habrá cuestiones iguales para ellos y dificulta todo tipo de estrategias para intentar copiar. El modelo sigue manteniéndose en una treintena de preguntas permitiéndose sólo tres fallos para aprobar.

Ordenadores que se resisten a quedar ‘colgados’

El único problema que se veía que podía complicar el procedimiento, dependía de las propias tecnologías en caso de que los ordenadores se quedasen ‘colgados’. Aspecto que por el momento no ha sucedido y que refuerza esta medida como beneficiosa tanto para alumnos como para examinadores. La traba que todavía queda en el aire y que algunos califican de injusta se basa en que el azar haga que algunos exámenes dispongan mucha más dificultad para unos u otros. Las loterías del mundo de las probabilidades.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×