La historia se repite y no tiene pinta de que éste sea su último capítulo. El insaciable afán recaudatorio no sólo es sufrido por los conductores que cada vez encuentran más motivos para recibir multas de tráfico, sino también por los agentes que entre presiones y amenazas deben incrementar sus denuncias.

En este caso el testimonio lo encontramos en Cantabria, donde dos agentes de Tráfico han visto perplejos cómo les retiraban el complemento salarial de 240 euros al considerar sus superiores que el número de multas que habían formulado en este tiempo, era bajo. Un ejemplo más, que pone de manifiesto la importancia que se da a las denuncias frente al resto de actuaciones, como por ejemplo la asistencia a los conductores.

Además esta tarea resulta especialmente dura para los agentes en un momento en el que tanto por la crisis económica, como por la prudencia de los conductores, resulta más difícil la tarea de imponer multas. La presión de que se les quite quite dinero y ciertas ventajas les supone un duro peso por el cuál se establecen hasta competiciones entre los miembros de las autoridades para ver quién logra un mejor número de denuncias en un tiempo estipulado.

Una situación que roza todos los límites y que preocupa especialmente a los ciudadanos, que ven incrédulos cómo los agentes que tendrían que velar por su protección y seguridad, están más entretenidos intentando alcanza unas cifras pactadas, para no perder los privilegios a los que por su cargo optan.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×