Comprar un coche implica elegir el modelo, características, añadidos, número de puertas… Y por supuesto el color. Puede parecer una decisión trivial, pero no lo es, puesto que influye en muchas cosas. El color del coche puede ser motivo de que paguemos más en el seguro, por ejemplo.

En el imaginario popular cada coche lleva asociado un sentimiento, un pensamiento. El rojo es pasión, el verde es más tranquilo… Pero no simplemente por imaginario popular: también tiene que ver en el número de accidentes que se producen en función del color del coche, y no es una superstición.

Los coches grises son los que menos posibilidad tienen de sufrir un accidente, frente a otros de colores más vivos.

Si no sabes qué color elegir, has de saber qué ‘característica’ implica cada color, según aseguran los chicos de Motorpasión:

Gris metalizado: personas elegantes, futuristas y guays.
Blanco: perfeccionistas y maniáticos.
Rojo fuerte: enérgicos, dinámicos y sexys.
Azul y rojo oscuros: también enérgicos, dinámicos y sexys pero más moderados.
Marrón: los más simples.
Negro: clásicos, elegantes, poderosos
Verde oscuro: para tradicionales
Amarillo: los más modernos.
Naranja: los divertidos, habladores y cambiantes.

Visto esto, ¿ya sabes cuál es tu color?
 

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×