Con una semana de vigilancia exhaustiva ha bastado para saber cuáles son las grandes debilidades de los transportistas en carretera. La Dirección General de Tráfico (DGT) estableció para ello una campaña de control que revela ahora que las dos grandes losas que pesan sobre estos profesionales del transporte, tienen que ver con el exceso de horas de conducción y las infracciones relacionadas con el tacógrafo.

De los 24.000 vehículos que se controlaron entre el 11 y el 17 de febrero, 5.522 conductores fueron denunciados por cometer alguna infracción. Los principales motivos que trajeron asociados respectivas multas de tráfico, se trataron del exceso de horas de conducción y las relacionadas con el tacógrafo. Este exceso de horas al volante, que siempre ha sido objeto de campañas de la DGT, fue la causa de más de 1.000 denuncias, hecho que ha activado todas las alarmas al ponerse de manifiesto lo común que es esta práctica en carretera que atenta de lleno contra la seguridad de los conductores.

Por otro lado, nos encontramos con los tacógrafos como principal objeto de multas para los transportistas. El hecho de no llevar o estar actualizados estos dispositivos electrónicos se ha saldado con más de 2.143 sanciones, a las que hay que sumar otras 44 por manipulación del mismo.

Un cómputo al que se añaden las multas típicas de excesos de velocidad, falta de documentación e ingesta de bebidas alcoholicas y estupefacientes que demuestran que de este largo camino emprendido en materia de seguridad, todavía quedan muchas cuentas pendientes que ajustar.

 

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×