Los controles que tuvieron lugar en las carreteras secundarias no nos han descubierto nada nuevo, debido a que los conductores parece que no aprenden la lección y siguen sin ningún temor pisando fuertemente el acelerador en las vías convencionales.

El objetivo de la campaña era concienciar a los conductores y controlar su comportamiento mientras circulaban por aquellas vías que por sus condiciones no disponen de separación física de ambos sentidos de circulación y por tanto las que presentan mayor siniestralidad. Sin embargo el exceso de velocidad sigue siendo una asignatura pendiente dado que el 39% de las multas que se produjeron en las carreteras secundarias fue por este motivo.

Un porcentaje que unido a la cifra de 8.833 conductores sancionados en esta campaña, debería alarmar a las autoridades competentes, al considerar estos hechos como uno de los factores más concurrentes en la consecución de accidentes de tráfico.

 

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×