La historia de la que hoy vamos a hablar no es actualidad ferviente, pero tiene su aquel aún así. La hemos leído en Coches.com y nos hemos quedado sorprendidos: el protagonista es un policía que se multó a sí mismo por haber aparcado mal.

Eso sí, esto que desde un primer momento podía parecer un acto de responsabilidad y ética por parte de agente, no es tanto así. Por partes: el policía iba a multar a un coche que estaba mal aparcado y para ello dejó su propio coche también mal estacionado. Pero mientras él multaba, dos personas fotografiaron el coche patrulla con lo que el agente se vio ‘obligado’ a multarse a sí mismo.

Además, estos dos vecinos que le hicieron la foto, no eran desconocidos para el agente, lo que da un punto más de rocambolismo a la historia: meses antes habían sido denunciados por lesiones y desacato a la autoridad. Ellos dicen que cometió prevaricación, pues solo se multó cuando vio que había sido ‘pillado’ y que además "el policía se aplicó una sanción de 50 euros, cuando la multa correcta ha de ser de 90 euros".
 

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×