Más cerca de lograr ciudades menos contaminadas, el Gobierno ha dado un paso más y con la aprobación por parte del Consejo de Ministros del nuevo Plan de Calidad del Aire, se incorporarán 78 medidas que pretenden en los vehículos la imposición medioambiental.

A través de la entrada en vigor para 2014 del nuevo impuesto de circulación se pretende que los conductores paguen el gravamen no por los caballos fiscales de los vehículos sino por el grado de contaminación de los mismos. Una forma práctica de quitar de la circulación los vehículos más antiguos, dado que son los que más contaminan, y que a golpe de talonario,serán por los que más se recaude para hacer más sostenibles las ciudades así como su calidad de vida.

Este impuesto será cobrado por los distintos ayuntamientos aplicando ciertas modificaciones en función de la ciudad y su grado de contaminación, sin tener en cuenta para estos casos argumentos de tipo social.

Todo ello recogido en  la reforma de este gravamen ha quedado registrado en el texto definitivo presentado cuya consecución para un futuro  corre a cargo de la Dirección General de Tributos del Ministerio de Hacienda en consonancia con la Federación  Española de Municipios y Provincias (FEMP).

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×