Hace unos años y no del todo lejanos experimentamos la fuerte pegada de los motores Diésel cuando entraron con fiereza para competir en el mercado con los ya tradicionales motores de gasolina. Fueron un éxito rotundo y su implantación en la sociedad un hecho que resulta a día de hoy difícil de obviar. Sin embargo según un reciente estudio de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el humo de los motores Diésel puede provocar ahora cáncer en las personas.

Una noticia que nos dejó a todos de piedra y que integra ya a estos mecanismos dentro de la lista de tecnologías con riesgo de provocar cáncer en humanos tales como lámparas bronceadoras, tabaco y arsénico entre otros. Como especificaban los resultados del estudio, que había sido comprobado con casos concretos de gente que trabaja expuesta al humo de motores en sitios como gasolineras o cabinas de peaje, el riesgo que implica el humo de estos aparatos no es para tomárselo a broma.

Por lo que con los datos revelados por la OMS han estallado todas las alarmas al poder comprobar lo cerca del peligro que nos encontramos en el día a día y cuanto hasta el momento desconocíamos. El estudio también se ha hecho eco del análisis a los motores de gasolina, que consideran menos malignos situándolos en un peldaño inferior de riesgo. Todo esto demuestra que el progreso y el desarrollo son muy necesarios pero que en ocasiones se pueden volver en nuestra contra aunque esto sea una primera piedra de una gran muralla. No todo está dicho por lo que continuaremos informando con todas las novedades que vayan surgiendo a raíz de esto.

 

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×