Desde el pasado viernes circular por los peajes de la AP-7 y la AP-2 de Cataluña entre otros, es más caro, dada la subida del 7,5% de las autopistas de peaje que dependen del Estado. Este anuncio que pilló a casi todos por sorpresa ha hecho que resurja con más fuerza y furia el movimiento #novullpagar que pone de manifiesto lo injusto que es pagar por autopistas ya amortizadas no una sino varias veces ya.

Las medidas de protesta que tomaron ante esta nueva subida que se quedará finalmente en un 10% con el incremento del IVA que el 1 de septiembre entrará en vigor, se saldaron con cortes de tráfico tanto en la AP-7 (peajes de Mollet) como en la AP-2 logrando con ello retenciones de hasta 2 kilómetros que desesperaron a las autoridades catalanas personadas en el lugar para reponer el control.

Sin embargo pese a la fuerza que en estos meses ha cobrado el movimiento y a sus últimas acciones, por lo visto nada impedirá que esta nueva subida se detenga, considerándolo un “agravio más de los muchos que están sufriendo los catalanes”, tal como declaró el consejero del Territorio y Sostenibilidad, Lluís Recoder, que coincide con la opinión de un 95% más de la población que rechaza la imposición de peajes en las carreteras gratuitas que ya fueron pagadas a través de impuestos. Está claro que la gente se ha cansado y no quiere pagar más.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×