No se tratan de casos aislados y se cuenta ya con ciertas referencias de distintos políticos a los que les ha caído de lleno todo el peso de la ley, precisamente por no hacer caso de ella. El último mal ejemplo nos lo ha dado Enrique López, magistrado del Tribunal Constitucional, al que un cúmulo de infracciones en un mismo día le han obligado a dimitir reconociendo su error.

Lejos de ser un referente para los ciudadanos  y más cuando trabajan al servicio de la Ley, los cargos públicos tropiezan con ella en repetidas ocasiones. Para muestra de ello tenemos el mediático caso de Esperanza Aguirre o los relacionados con ingesta de alcohol  y conducción de Miguel Ángel Rodríguez, María Pilar Araque o Ángel Espadas entre otros muchos en la lista. El último al sumarse en ella ha sido el juez del Tribunal Constitucional Enrique López, cuya circunstancia le ha obligado a dimitir de su cargo.

Una carrera empañada por saltarse un semáforo rojo en pleno centro de Madrid, en una motocicleta sin el uso del casco reglamentario y con una tasa de alcoholemia cuatro veces superior al máximo legal. Un peso de infracciones demasiado caro para aparentar normalidad y para no librarse de ser el protagonista de un juicio mediático en el que se han invertido en este caso los papeles.

Los hechos ocurrieron en la calle Vitruvio esquina con el Paseo de la Castellana de Madrid, donde justamente una patrulla de la Policía Nacional le obligó a dar el alto por las dos primeras infracciones de saltarse el semáforo en rojo y no contar con casco al circular en moto. Posteriormente llegó la prueba de alcoholemia en donde la intervención vino a cargo de la Policía Municipal y tras siete intentos se dejaba más que patente la tercera infracción de la noche: 1,12 miligramos de alcohol por litro de sangre, lo que llevaba a casi cinco veces la tasa permitida. Un delito  y no falta administrativa.

Un comportamiento completamente injustificable que el magistrado no ha intentado defender. Sus circunstancias personales serían aparentemente el motivo que hizo que un peso muy elevado de infracciones, le hayan terminado por costar una dimisión y con ello ahora también problemas en el ámbito profesional.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×