Las normas son para todos y los agentes velan porque así se cumplan. Sin embargo lo más grave surge cuando esos agentes son los primeros en transgredir aquello que por código y moral penalizan sin remordimiento a los demás. Éste episodio es una buena muestra de ello.

Hay noticias que nos hacen reír, llorar  y otras nos asustan. Ésta podría ser un buen ejemplo de esta mezcla de sensaciones a la vez porque el motivo mediático de ella es una completa imprudencia y temeridad de un policía. Este agente del estado de Illinois fue nada más y nada menos que pillado jugando al póker con su portátil mientras simultaneamente conducía el vehículo. Una acción alejada de toda justificación que no es el mejor ejemplo ni de responsabilidad ni de concienciación con la seguridad vial.

Pero si esta razón ya es suficiente motivo de escándalo tenemos que contextualizar esta locura en unos detalles que la hacen todavía más espeluznante. Si el agente en sí se le debería retirar su placa por conducir mientras juega su partida de póker con el portátil, éste eligió para el momento timba, una tormenta de nieve aderezado con plena hora punta. Un asunto que parece más propio de una película cómica que de la realidad.

Estas imágenes que fueron captadas por un vídeo aficionado, reflejaban cómo el policía tan inmerso estaba en su partida que no era consciente de que estaba siendo grabado y esto ahora está siendo la principal prueba para abrirle una seria investigación. Un episodio más dentro del capítulo negro de temeridades al volante que esta vez tiene como protagonista a un agente de la autoridad para mayor escándalo.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×