Si ayer ya nos sorprendía la actividad de los radares que se habían instalado en Badajoz, hoy no damos crédito a las cifras que leemos en La Vanguardia: un radar situado en Platja d’Aro (Girona) pone una media de 133 multas al día desde hace cinco meses. Esto sitúa las sanciones en un total de 21.000 de julio a diciembre de 2011.

Sólo este radar, que está situado en la carretera C-31 a la altura de Castell-Platja d’Aro dirección Palamós, ha puesto casi la mitad de multas que se han puesto en toda la provincia catalana en el año anterior, en 2010. 33 radares pusieron 46.300 multas; éste en sólo cinco meses ya ha colocado 21.000.

Esta carretera permite que se circule a 100 km/h excepto en ciertas zonas. Justo en la que está el radar no sucede esto: la velocidad máxima es de 80 km/h, dicen que porque hay una “curva pronunciada”. Pero los afectados por las multas dicen que es para ‘cazar’ conductores que pasan los límites.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×