Ante la duda de si la acreditación es falsa, los controladores del Servicio de Estacionamiento Regulado (SER), multan casi sin preguntar, obviando la presunción de inocencia, así como el distintivo que consideran que puede estar trucado para disfrutar de plazas fijas de aparcamiento.

Teniendo por máxima la idea de ‘pagan justos por pecadores’ y ante el temor que han despertado puntuales casos de fraude en las acreditaciones o distintivos de minusválidos para contar con una plaza fija de aparcamiento, los controladores del SER se han vuelto implacables, lo que ha llevado a que redacten e impongan multas de tráfico a este colectivo sin casi comprobar la pertinente documentación.

Ante la duda, multa

El afán recaudatorio y salida que han encontrado los ayuntamientos con el sistema de pago para aparcar en las calles parece que no tiene fin y ya incluso hasta contando con el distintivo concreto para cada situación o zona, se pone en duda su legalidad, plantando primeramente la sanción y luego  un ‘ya se arreglará’. Acción que causa molestias en los sufridos conductores.

Una práctica que supone un importante esfuerzo administrativo para los afectados dado que tienen que presentar la documentación original o fotocopia compulsada para demostrar su inocencia y dejar sin efecto la multa de tráfico. Y por supuesto un mal ejemplo de integración con un colectivo que de por sí tiene bastantes dificultades como para ser ahora un nuevo foco de sanciones.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×