La Estrategia de Seguridad Vial 2011-2020 integra y alinea todas las actuaciones de la Administración Central de Estado que tienen impacto en la mejora de la seguridad vial desde una perspectiva multidisciplinar, y promueve e impulsa las actuaciones del resto de agentes públicos que tienen competencia en esta materia como son las Administraciones autonómicas y local. De esta forma, España se suma al objetivo europeo de reducir a la mitad el número total de víctimas moratales en la Unión Europea.

Un calendario escalonado que pondrá en marcha las nuevas medidas y concienciará a todos los agentes sociales de sus responsabilidad se centrará en ciertas prioridades:

  • La protección a los usuarios vulnerables: ciertos colectivos como niños, mayores, peatones y ciclistas, de gran fragilidad obligan a tomar medidas específicas que garanticen su protección. Para ello se impulsarán trayectos escolares seguros, mejoras en los sistemas de retención infantil, mejorar el seguimiento de las capacidades de los mayores para la conducción… entre otros.
  • Movilidad segura en la zona urbana: el entorno urbano se debe adaptar a las nuevas formas de movilidad como bicicletas, peatones… mejorando así la movilidad y la protección.
  • Motoristas. El significativo aumento del parque de motocicletas y el especial riesgo al que se ven expuestos, lleva al desarrollo de medidas específicas con dicho colectivo para mejorar el comportamiento, la convivencia con otro tipo de desplazamientos e incrementar su seguridad en las carreteras.
  • Carreteras convencionales. En dichas carreteras es en donde se registran el mayor número de accidentes mortales, así pues, la mejora del trazado y diseño de estas es fundamental para evitar salidas de vía y colisiones frontales.
  • Desplazamientos relacionados con el trabajo. En este punto, se integra a las empresas para que incrementen su compromiso con el problema.
  • Velocidad y alcohol. Lograr conductas más seguras en relación a la velocidad y al consumo de bebidas alcohólicas y de drogas en la conducción exige seguir desarrollando acciones preventivas.

Se llevarán en total 172 medidas que se estructurarán en 11 áreas de actuación:

  • Educación y Formación. Se acturá principalmente sobre niños, jóvenes, los conductores noveles, los ciclistas y los motoristas.
  • Comunicación. Crear una sociedad concienciada del problema real que suponen los accidentes de tráfico y la penalización de comportamientos no seguros en los desplazamientos para rear conductas responsables de forma voluntaria.
  • La norma y su cumplimiento. La vigilancia y el control del cumplimiento de la norma.
  • Salud y Seguridad Vial. Identificar situaciones de riesgo que estén relacionadas con las aptitudes para la conducción. Para ello se impulsará la colaboración entre las distintas administraciones y agentes implicados para actuar, principalmente en el colectivo de personas mayores y problemáticas específicas como el alcohol y las drogas.
  • Seguridad del vehículo. El mejor conocimiento del parque de vehículos y sus condiciones de seguridad, la incorporación de los nuevos sistemas de seguridad así como la conservación de los buenos sistemas mecánicos.
  • Infraestructuras y Sistemas Inteligentes de Transporte. El estado y diseño de las carreteras tanto en la fase de planificación, como en la puesta en servicio o en su explotación constituye un factor clave para la seguridad en los desplazamientos.
  • Zona urbana. La convivencia en las ciudades de los colectivos más vulnerables, peatones y ciclistas con los vehículos a motor.
  • Empresa y transporte profesional. Los accidentes de tráfico relaconados con el trabajo abarcan tres problemáticas: transportistas profesionales, durante la jornada laboral y accidentes in itinere.
  • Víctima. los accidentes de tráfico dejan cada año un elevado número de víctimas, lo que exige la protección y apoyo a las personas afectadas y a sus familiares.
  • Investigación y gestión del conocimiento. Precisar la causalidad de los accidentes y la efectividad de las medidas que permitirá hacer más eficaces las actuaciones de seguridad vial.
  • Coordinación y participación. La implicación y coordinación de todas las administraciones con competencias y la participación de la sociedad civil a través de los grupos de trabajo.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×