Como si se tratase de la mítica película de Paco Martínez Soria, ‘Don Erre que Erre’, Juan Manuel Álvarez Rodríguez, residente en Orense, ha emprendido su particular ‘vía crucis’  por una multa que le fue impuesta a su juicio “injustamente” por parte de la Policía Local.

La historia que tuvo su origen el pasado 3 de abril se desencadenó cuando este vecino de la calle Florentino Cuevillas fue multado cuando circulaba por el vial, peatonal, para guardar el coche en su garaje. Esta primera notificación que le llegó, le instaba a pagar 200 euros, recibiendo una bonificación del 50% si hacía el pago antes de finales del mes. Sin embargo la queja del interesado se encuentra en que los agentes no se ‘dieron cuenta’ por la dirección, de que residía en esa misma calle y que él sólo pretendía meter el automóvil en su garaje tal como indignadamente este orensano manifestaba.

Este recorrido que sólo le llevó unos minutos, le ha ocasionado un periplo burocrático que ahora vive tras las constantes demandas de pago que recibe, así como sus pertinentes recursos. Su único fin es conseguir anular la multa, debido a que considera que “un ciudadano debe pagar las multas puestas justamente, pero no injusticias”. Y lo llevará hasta el final, porque la cuestión ha pasado a convertirse ya en algo personal.

Su gran baza, tal como le confirmaron desde el Consistorio, es que no necesitaba la tarjeta de residencia para acceder con el coche a la zona, cuestión que corroboran todos los vecinos del barrio, que en más de una ocasión han podido escaparse de una multa al indicar al agente, sin más, “que vivían ahí”.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×