La crisis económica ha obligado a cambiar determinadas costumbres entre los ciudadanos. Si antes se utilizaban los vehículos para cualquier recorrido, ahora muchos conductores prefieren dejarlos bien aparcados para evitarse gastos inesperados derivados de su continua utilización. Ésta, es la principal explicación por la que en muchos municipios y ciudades como demuestra Tenerife, se han reducido las multas de tráfico respecto al 2012.

Para este descenso de las sanciones la Policía Local de Tenerife encuentra la mejor explicación en la crisis económica y las consecuencias derivadas de ella como son la difícil situación de muchas economías domésticas, la subida de los precios de los carburantes y el temor continuo de recibir multas de tráfico ante el afán recaudatorio de los ayuntamientos. Todos estos factores han hecho posible que las arcas del municipio de Santa Cruz entre otros ejemplos en Tenerife, ingresaran por infracciones relacionadas con la circulación 23.695 euros, cuando la media mensual de 2012 se situó en los 73.643 euros.

La precaución se ha convertido en la base que sigue todo conductor tinerfeño para no recibir sanciones. Es por ello que según la propia Policía Local se ha reducido el número de vehículos que estacionan en doble fila y al haber cada vez más gente en paro, menos se utilizan los coches que durante semanas pueden aparecer aparcados en el mismo lugar.

 

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×