Al final va a ser verdad que con la llegada de María Seguí la DGT iba a cambiar del todo. Empezó con un cambio muy grande al darle un nuevo tono a la publicidad: pasar del dramatismo al humor le costó a Tráfico mucha crítica y mucho escepticismo de aquellos que no creen que esta estrategia vaya a funcionar.

Ahora, gracias a una petición de la plataforma ‘Ponle Freno’, que tiene detrás a Antena 3, la DGT de Seguí va a estudiar dar un vuelco radical: poner los radares solo en puntos negros y carreteras secundarias. Si bien es cierto que la nueva directora de la DGT ha decidido ‘no mojarse’ sobre si le parece bien o mal esta medida, ha considerado que son «opciones muy razonables que parten de un trabajo previo».

Matías Prats ha pedido a María Seguí (y consecuentemente a la DGT) que los radares se sitúen en puntos negros «no en una carretera que no presenta dificultad alguna». Una petición más que razonable, que además ayudará a que los ciudadanos «no tengan la impresión de que (los radares) solo tienen un afán recaudatorio».

De momento, es un primer paso para que Tráfico acceda a una de las peticiones más repetidas por parte de las asociaciones de conductores en general y afectados en particular. Veremos si finalmente acaba con una buena noticia o no.