La última campaña orquestada por la Dirección General de Tráfico (DGT) para vigilar el transporte escolar ha dejado un sabor bastante amargo tras comprobar que la mayoría de los vehículos de transporte escolar controlados se han llevado a casa  una sanción por faltar a alguna norma.

En total más de la mitad de los vehículos de transporte escolar controlados por la DGT en su última campaña de prevención han sido multados estos días, suponiendo las cifras una buena preocupación para Tráfico que ha visto como desde el último expreso control que se hizo y aun con todas las medidas y precauciones puestas, los número siguen la tónica de seguir creciendo. Estas palabras traducidas a cifras dejan poco margen a la duda, de 4.192 controles se multó a 2.240 vehículos, tres de ellos por dar positivo en un control de alcoholemia y en un caso quintuplicar el margen permitido a los conductores.

Y aunque estos datos no sean nada positivos y hayan puesto sobreaviso a Tráfico acerca de más medidas para lidiar con estas infracciones, lo cierto es que la mayor parte de estas denuncias han tenido su origen en deficiencias en la documentación tales como no contar con la autorización expresa para llevar este tipo de transporte o no contar con un seguro de responsabilidad ilimitado.

La nota fuerte de estos días de control, que la DGT ha llevado los días del 4 al 10 de noviembre, se vio protagonizada por una conductora que se dirigía al colegio para recoger a los escolares y llevarlos a sus domicilios en un estado de embriaguez que quintuplicaba los márgenes permitidos. Un hecho que ha desatado no sólo la ira sino también probablemente futuros paquetes con nuevas medidas que hagan que este tipo de acciones tengan un castigo ejemplar para evitar posibles tragedias en las carreteras.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×