Tráfico ha anunciado que durante el próximo año rentabilizará los radares fijos ya existentes y no habrá nuevos, dedicándose a cuidar los que tiene, así como poniendo especial atención y empeño en los radares móviles, como medio de controlar la velocidad de los conductores.

Al parecer la Dirección General de Tráfico (DGT) no tiene pensado hacer un desembolso en materia de radares fijos para el próximo 2014. Para ello aprovechará con los que cuenta y funcionan de manera normalizada en las carreteras de toda España. Esto podría ser una buena noticia para los conductores de no ser porque esta medida no se encuentra aislada y se verá reflejada en el excesivo mimo con el que se trabajará a partir de ahora con los radares móviles.

Este cambio de postura tal como ha considerado la directora de Tráfico, María Seguí, responde más a un mayor control y eficacia de preservar la seguridad vial en las carreteras secundarias, las más peligrosas principalmente, donde los radares móviles cumplirían una función de mayor relevancia. Asimismo, aunque no se vayan a comprar más radares fijos, los ya existentes se mantendrán inalterables y actuando con la máxima eficacia a la que nos tienen acostumbrados.

Una apuesta que da que pensar, debido a que si se espera el incremento de velocidad a 130 km/h en determinados tramos de autovías y autopistas, se produce la eliminación de los detectores de radar y proliferan los móviles mucho más imprevisibles y difíciles de ubicar, se puede traducir en que se avecinan más multas de tráfico para los conductores…

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×