La imaginación no tiene medidas y más si se trata de la mente de un niño. Precisamente un pequeño de diez años es el protagonista de una rocambolesca noticia en la que no pueden faltar infracciones, multas de tráfico, desobediencia a la ley y un toque de humor para aderezar todo este cuadro.

Aunque parezca extraño de creer, este suceso se ha convertido en viral a lo largo de estos días, no por el hecho que ya nos escandaliza bastante de que un menor coja tranquilamente un vehículo y decida hacerse en torno a 60 kilómetros con su hermana pequeña de 18 meses para ir a la casa de sus abuelos. La historia va más allá y resulta del todo irreal los argumentos que esgrimió este niño noruego de 10 años, cuando fue pillado tras cometer infracción y tener un accidente al volante.

Como si se tratase de una acción habitual el menor se levantó en torno a las seis de la madrugada para hacer este recorrido tomando como acompañante a su hermana de tan sólo 18 meses. Tras conducir más de diez kilómetros el coche se salió de la carretera y fue un quitanieves el que alertó de la presencia de unos niños al volante. Lo ocurrente de esta historia esperpéntica llegó cuando el niño le indicó al conductor quitanieves que era “un enano y que había olvidado el carnet de conducir en casa”.

Una ocurrencia que tal vez en boca de un menor, resultó tan divertida como sorprendente y al final se decidió no presentar cargos y que el caso quedase cerrado, no sin antes echar un buen rapapolvo a los tranquilos padres.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×