Es importante que las señales de tráfico estén en buen estado, ya que sino corremos el riesgo de no verlas, no entenderlas bien o… incluso, aunque las entendamos, hacer caso omiso de ellas. Es lo que acabamos de ver en un caso que ha tenido lugar en Santander. Un conductor fue condenado por circular a 119 km/h en una zona regulada a 50, sin embargo, la Audiencia Provincial de Cantabria le ha absuelto.

El conductor creyó que la primera sentencia no era justa así que decidió recurrirla: el juez ha terminado por darle la razón. En dicha zona, hay una supuesta limitación de 50 km/h pero no hay una señal que finalice dicha limitación, sino una de fin de limitación a 70 km/h, justo donde se encontraba el radar que ‘cazó’ al juzgado.

La cuestión es que como circulaba a 119,04 km/h, no es delito contra la seguridad vial, ya que para ello debería haber circulado a más de 130 km/h.

———

No te pierdas:

Señales de tráfico en mal estado, ¿qué hacer?

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×