La-multa-a-un-coche-que-iba-en-grúa-por-saltarse-un-semáforo

La nueva moda, porque se empieza a repetir más de la cuenta el patrón, reside en multar tan escrupulosamente que ya no se mira si el vehículo en cuestión circula o lo hace sobre una grúa para acudir al taller de reparación. La responsabilidad de la grúa, que se salta el semáforo, recae sobre el conductor del vehículo inmovilizado. Ver para creer.

Lo último que nos dejan las cámaras de videovigilancia que han sido fundamentales para que prospere el recurso de multa, es una escena que de un tiempo a esta parte nos resulta hasta familiar. En ella aparece una grúa llevando un coche y que en este caso en concreto se salta un semáforo en rojo que implica una multa de tráfico. Lo curioso es que lejos de llegar a este vehículo de servicios, la sanción recae al conductor del vehículo transportado.

Esta incompatibilidad vista a los ojos de todos, nos deja una situación que roza lo cómico y que muestra como el afán de poner multas de tráfico se lleva por delante el rigor y la exactitud en las pertinentes comprobaciones, dando más peso que nunca y valor a los recursos para poder hacer frente a una defensa ante este tipo de injusticias.

Más multas similares

Una historia que se repite y que si en este caso se ha dado en Rivas Vaciamadrid, en Tarragona ya le valió a una conductora una multa de tráfico al haber cometido un supuesto exceso de velocidad cuando su coche averiado era transportado por la grúa responsable de la infracción. Para más inri esta vecina de Calafell no recibió ninguna notificación, ni aviso de la multa, para encontrarse finalmente con la sorpresa convertida en sanción, justo un día antes del plazo para poder recurrir. Una moda peligrosa que nos hace ser más precavidos que nunca, aunque ya ni estemos en circulación.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×