Una escena muy habitual que tenemos grabada en las retinas, corresponde a la típica persecución de la policía a un conductor infractor para darle la multa en mano mientras le cae una reprimenda de órdago. Sin embargo hay conductores que logran escaparse del rapapolvo y evitar las multas, en un juego de despistes en donde participan sin duda, altas dosis de adrenalina y picardía.

Pues bien, para garantizar que las multas de tráfico quedan bien puestas y evitar que los infractores salgan impunes, la policía de Vietnam utiliza un método de lo más rudimentario para capturar a los conductores motoristas, garantizando que estos no podrán escapar a la autoridad. Se acabaron las persecuciones, porque casi como en el lejano oeste donde se echaba el lazo, la policía vietnamita, echa la red cual pescados y caza a los motoristas ante el inevitable bloqueo de las ruedas.

Un método rudimentario con puntería que ha terminado con los motoristas que excedían los límites de velocidad o cometían alguna infracción de tráfico y no se paraban ante las indicaciones de las autoridades. Una práctica que los agentes califican de «segura» pero que implica caídas y golpes dado que la red bloquea la rueda trasera frenando bruscamente. Por lo que aunque nosotros nos asombremos de las formas del sistema ‘pescador’ para atrapar a motoristas infractores, solamente esperamos que las ansias de recaudar de nuestros ayuntamientos, no lleguen ni mucho menos tan lejos.