La Dirección General de Tráfico (DGT) está preparando un proyecto de real decreto con el que pretende que entre los países miembros de la Unión Europea se intercambie información para asegurarse de que las multas de tráfico siempre llegarán al conductor infractor.

Si cuando cogíamos un coche y circulábamos por alguna carretera de Europa presentábamos la mayor de las tranquilidades y aprovechábamos nuestra condición de extranjeros para emocionarnos más de la cuenta con el acelerador o para cometer alguna infracción por pequeña que fuese creyendo que no llegaría la sanción, y ésta se perdería por el camino, un cambio a la vista terminará con esta idea que teníamos en mente.

Ante el hecho de que miles de multas de extranjeros se quedan sin pagar, la DGT ha decidido erradicar esta práctica por lo sano y a través de un proyecto de real decreto por el que se podría modificar el Reglamento General de Vehículos, se facilitaría el intercambio de información entre los países miembros de la Unión Europea,  para asegurarse de que las multas de tráfico llegasen a los infractores independientemente del país en el que las cometieron.

De esta manera las fronteras no serían un impedimento para que las multas de tráfico llegasen a los conductores, aunque eso sí, esta recepción contemplaría sólo una serie de casos. Las sanciones de tráfico nos llegarían irremediablemente si se peca en alguna de las 8 infracciones siguientes como el exceso de velocidad, la no utilización del cinturón de seguridad, saltarse un semáforo en rojo, conducir bajo los efectos del alcohol, drogas, con el móvil en la mano, no portar casco o circular por un carril bus prohibido.

Una lista que provisionalmente queda aquí aunque no es descartable que con los cambios se incrementen las posibilidades de recibir multas para los conductores extranjeros.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×