Seguramente que en torno a la ITV existen muchos interrogantes que son difíciles de despejar. Algunos con el tiempo y el boca a boca se han convertido en leyendas, pero no todo lo que parece extraño y rozando lo ilegal tiene por qué ser mentira. Una triste realidad que se sigue dando en muchos rincones de nuestro país.

De la mano de lo que se recoge en un completo reportaje de Autofácil, podemos sacar varias conclusiones de lo que se creía que eran leyendas pero que en la actualidad con los problemas económicos cobra más peso y fuerza. Atendidos por dos entendidos de la materia se da respuesta y confirmaciones a varias dudas que a todo conductor se le pasan por la cabeza en el momento de hacer la Inspección Técnica de su Vehículo.

La obligatoriedad de la ITV es indiscutible y más cuando los vehículos alcanzan una antigüedad determinada (revisiones anuales tras cumplir diez años). En ese momento el peso de la inspección es cuando más relevancia cobra y cuando también más temor despierta en los conductores los fallos que puedan aparecer en dicha revisión. Contra no quedarse sin vehículo unos días al no aprobar la inspección o el precio que les pueda valer la reparación, los conductores inventan trucos o se hacen valer de las armas que circulan en torno a la ITV, muchas de ellas mitificadas o convertidas en simples leyendas.

Conductas perjudiciales

Entre estas se considera que acudir a última hora a la inspección puede hacer que levanten la mano en la revisión o en vísperas de festivos aduciendo el buen humor de los inspectores. El truco también de la chica despanpanante que no conoce su propio coche, tampoco es realidad y si el vehículo tiene problemas seguirá sin aprobar la pertinente revisión.

Por el contrario y aunque puedan circular muchos rumores en torno a ello, sí que es cierto que existen algunas ITV más permisivas que otras. Normalmente éstas se sitúan fuera de las grandes ciudades y se localizan fácilmente gracias a las opiniones y comentarios de diversos foros de coches. También es un factor clave a la hora de levantar la mano, el volumen de vehículos que pasen por estas terminales, siendo más exhaustivos en donde haya menos vehículos y por el contrario levantando más la mano si hay una gran carga de trabajo.

Y como en todo negocio siempre hay una parte oscura, negativa en la que los sobornos tienen su protagonismo y los fraudes. Pero sin saltarse la ley y para ayudar a que la inspección sea más agradable y pueda eso reflejarse en el resultado final, es conveniente saber que la mejor hora para revisar el vehículo es la de la hora de comer, al haber más tranquilidad y menos nervios y afluencias además de considerar de que los tiempos de espera no son culpa de los profesionales. Perder los nervios puede no terminar jugando a nuestro favor en el resultado final…

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×