La nueva Ley de Tráfico aprobada el pasado 20 de marzo, cuenta con numerosos cambios, no olvidando entre los puntos fuertes a los peatones que desde ahora no pasarán tan desapercibidos. Entre los cambios que próximamente se efectuarán, destaca la obligatoriedad a controles de alcohol  y drogas así como nuevas normas que endurecen sanciones.

Las ciudades siguen contando con un peligro indiscutible para los peatones. Aquí las cifras de atropellos no logran descender e incluso tienden a la alza y se sabe que en buena parte de los casos estos transeúntes también cuentan con bastante responsabilidad y culpa en el asunto. Por ello la Ley se endurece también con ellos, instándoles a base de multas a cumplir con determinadas obligaciones.

En caso de tener parte y responsabilidad en un atropello o en un accidente la Ley de Tráfico determina desde ahora que los peatones tendrán que pagar una multa de tráfico de 1.000 euros cuando estén implicados en el suceso. Esto también se hace extensible si ante una infracción se niegan a someterse a las pertinentes pruebas de detección de alcohol o drogas que también les implicarán elevadas sanciones.

Entre las obligaciones que todo peatón debe respetar y seguir a conciencia por su seguridad, la del resto y para evitar estas costosas multas, destaca el cruzar siempre con el semáforo en verde, aligerando la marcha cuando comience a parpadear y descartando el hecho de pasar en rojo sorteando y estimando el tráfico de lejos.

Del mismo modo y por acortar caminos normalmente, el hecho de que estos crucen por cualquier punto, obviando los pasos de peatones donde cuentan con prioridad o caminen por carreteras, será duramente sancionado, dado que suponen un riesgo y cuentan con zonas peatonales para preservar su seguridad. Sólo en determinadas excepciones se les permite circular por el arcén y la calzada a personas que empujan un vehículo de reducidas dimensiones sin motor y que resulta un estorbo.

Siempre se tendrá que seguir las indicaciones de los agentes de tráfico cuando estos estén presentes y descartar y desterrar la idea de caminar por la autovía, a menos que sea en busca de un poste de socorro y se trata de una emergencia, pero portando siempre el chaleco reflectante para tener una completa visibilidad de cara a los vehículos que puedan aparecer en el camino.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×