Utilizar un cargo y uniforme para ejecutar un supuesto delito de falsedad documental es de lo que se acusa a cuatro policías locales de Mislata en Valencia. Un abuso con claro afán recaudatorio sobre un ciudadano, que demuestra poca profesionalidad y honradez de cara a una profesión destinada a velar por los intereses y seguridad del pueblo.

La práctica de imponer multas de tráfico en estos difíciles tiempos la hemos tomado ya como algo habitual. Una forma de sanear cuentas que muchas veces está más que justificada en las imprudencias que se llegan a cometer al volante frente a otras veces en las que se nota especialmente el interés económico de por medio. Sin embargo aprovechando estas circunstancias crece el fraude y las prácticas más que poco profesionales que no pueden quedar en saco roto.

Por ello para dar ejemplo de seguridad, la Policía Nacional ha llevado a cabo las detenciones a los cuatro policías implicados en este abuso a un ciudadano de Torrent. Tras demostrar este vecino de la procedencia de las multas de tráfico falsas, al parecer por motivo de venganza personal, se han movido rápidas las fichas para intentar lograr una acción ejemplarizante y no manchar más la profesionalidad de este colectivo.

A la espera de que exista una sentencia firme para los acusados, se da de nuevo voz a un episodio que puede animar a que los ciudadanos no se conformen y les infunda valor de cara a defender sus intereses y las multas de tráfico falsas o erróneas que tanto llueven en estos tiempos.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×