Las multas de tráfico más comunes para los ciclistas

El uso cada vez mayor de las bicicletas en las ciudades y ya no sólo para el ocio, sino para los desplazamientos cotidianos sustituyendo a coches y motos, ha hecho que en los últimos tiempos los ciclistas estén en el punto de mira y que también hayan experimentado la crecida de las multas de tráfico. A continuación os indicamos los motivos que más sanciones cuestan a los ciclistas:

La persecución de las aceras

Circular por las aceras es uno de los motivos que más multas cuestan a los ciclistas. Este espacio de común convivencia con los peatones puede salir como mínimo por 60 euros a los que se arriesguen a pedalear por dicho espacio. La razón a la que muchos se acogen, basada en el temor de de tener que convivir en la carretera con los vehículos de motor, anima a muchos ciclistas a subirse a las aceras cayendo sin remedio en esta infracción.

Saltarse señales y semáforos

La comunidad ciclista siempre se ha beneficiado de la ventaja de que al ser menor y ser considerada como vulnerable dentro del resto de elementos que componen la circulación, ha podido sortear con más éxito ciertas circunstancias que de ir en otro vehículo hubieran sido una infracción y multa segura. Por ello el hecho de saltarse semáforos o las mismas señales de tráfico, resulta cada vez un mayor objeto de mira y de sanciones para este colectivo que están adaptándose poco a poco a respetar los códigos de circulación.

La polémica del pedaleo en dirección contraria

Llegados a este punto entramos de lleno en uno de los centros de mayor polémica de los ciclistas. No resulta una de las sanciones más frecuentes pero cuando toca es de las que hace verdaderos estragos en los bolsillos, dado que si un ciclista circula en sentido contrario, aunque no exista tráfico, y es captado en plena acción, puede traerle como consecuencia una multa de 500 euros por ir también en contra del Reglamento General de Circulación.

No olvidarse de la indumentaria adecuada

En la actualidad si se coge una bicicleta y atendiendo a las últimas modificaciones, un ciclista cuenta con las mismas responsabilidades que otros vehículos en circulación. De esta forma al igual que es importante contar con visibilidad (chaleco reflectante y luces en caso de requerirse), el casco resulta ya algo poco negociable. Con la obligación desde hace meses de que siempre cuenten con él los menores de 16 años, se incrementa su utilización a las vías interurbanas donde para todos era indiscutible. En caso de incumplimiento: multas de 200 euros.

Prohibidos los auriculares

Escuchar música con auriculares e ir en bicicleta es una acción bastante incompatible si no queremos incurrir en una infracción. Una costumbre que a golpe de multas se quiere erradicar para no atentar contra la seguridad. La presión es de sanciones de hasta 191 euros.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×