Desde su aparición nadie duda de que se trata de uno de los mejores inventos para perder el miedo en las carreteras. Los GPS se han convertido en guías, en apoyos incondicionales para los conductores en todo viaje o camino que se dispongan a hacer. Además de localizarte en todo momento, de indicarte rutas alternativas y de hacerte compañía con su melodiosa voz, otros tienen informaciones más completas como por ejemplo el estado de las carreteras o la presencia de radares. Esto ha demostrado que se trata del mejor compañero de viaje aunque a veces puede fallarnos.

Al tratarse de una máquina, con una avanzada tecnología y conectada a Internet, nos cegamos en muchas ocasiones en sus indicaciones. Y por seguirlas a pies juntillas, nos metemos en direcciones prohibidas o practicamos algo de conducción temeraria si no reaccionamos a tiempo ante uno de sus avisos. Esto inevitablemente trae consigo multas de tráfico. Entre las más comunes sanciones que se imponen a los conductores como consecuencia de un mal uso del navegador, destacan las siguientes:

1. Multa por utilizar un inhibidor de radares

Muchos GPS, tienen la aplicación no sólo de localizarte los radares tanto fijos como móviles, sino que también anulan su señal, impidiendo a la policía captar la velocidad del coche. Estos son un anti-radar ilegal cuya utilización supone multas por valor de 6.000 euros y pérdida de 6 puntos del carnet de conducir.

2. Programar el GPS en marcha

Manejar el móvil tanto para llamar como para escribir mensajes está prohibido al volante. Del mismo modo el programar el GPS en plena conducción, al restar eficacia al resto de los sentidos y poner en peligro tanto al mismo conductor como al resto de vehículos de la vía. Se trata de una falta grave, castigada con una multa de 200 euros y 3 puntos menos del carnet de conducir.

3. Colocar el navegador en un lugar que dificulte la visibilidad

Esto puede perjudicar también a la conducción y por ello supone multas de 200 euros aunque no la pérdida de puntos del carnet de conducir.

4. Confusión de indicaciones que entorpezca la conducción

Podemos recibir multas por seguir las indicaciones al pie de la letra y en determinadas ocasiones que nos puedan parecer enredosas, nos conduzcan a situaciones peligrosas que nos obliguen a frenar bruscamente, a hacer cambios de sentido, adelantamientos peligrosos, superar límites de velocidad, ir extremadamente despacio, circular en dirección contraria o puesta en peligro de peatones. Todas ellas serán castigadas con multas de tráfico cuyo precio variará en función de la gravedad de la falta y en algunos casos con pérdida de puntos.

Lo mejor para conducir con seguridad es tomar precauciones, programar el GPS antes de cualquier salida, estudiarse un poco el recorrido y nunca perder la calma ante una situación de pérdida al volante. El GPS es una ayuda pero la razón y el sentido lo pone el conductor.

 

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×