Aunque las campañas en contra de beber alcohol y la conducción son habituales en distintos momentos del año y aunque las cifras se han moderado y la gente cada vez tiene más conciencia del peligro que supone para todos la actitud irresponsable de coger un coche después de haber bebido, todavía esta práctica se sigue llevando a cabo, principalmente entre los más jóvenes.

Casi un 50% de chicos con edades comprendidas entre 14 y 18 años se ha emborrachado alguna vez tal como indica la encuesta ESTUDES. Todos ellos serán conscientes en la mayor o menor medida de los efectos y alteraciones que han vivido en su organismo en esos momentos. Si a esto se le suma el tener que coger un coche y enfrentarse a una carretera, estamos ante una auténtica bomba de relojería que está castigado como una infracción grave y muy grave del Código de Circulación.

Las multas que siempre acarrean este tipo de comportamientos, suelen ir acompañadas también de pérdida de puntos en el carnet de conducir que serán más o menos en función del límite que se supere de la tasa de alcoholemia establecida. De esta forma, se podrán perder hasta 6 puntos en un mismo momento si se conduce con una tasa de alcohol superior al doble permitido, entendiendo que éste está fijado en 0,5 gr/l en sangre y en 0,25 mg/l en aire expirado. En el caso de los conductores nóveles durante 2 años esto se extiende en 0,3 gr/l y 0,15 mg/l, respectivamente.

El castigo económico es de los más elevados, suponiendo multas de hasta 500 euros si las autoridades comprueban que se da positivo al volante. Esto se demostrará con la prueba del etilómetro que se deberá repetir en dos ocasiones si saliese positiva, siempre transcurridos al menos 10 minutos entre una medición y otra. Si de nuevo se vuelve a confirmar que el conductor llevaba su vehículo bebido, y éste se niega a reconocerlo, podrá exigir al agente que se le traslade a un hospital para realizar un análisis más exhaustivo de la sangre. En caso de resultar positivo los gastos del traslado correrán a cargo del conductor.

El peso económico es importante pero llegados a este punto, las verdaderas consecuencias se encontrarán en la propia conciencia, si por un comportamiento temerario se atenta contra la seguridad de los demás.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×